Cortinas de cristal

Pensadas para sacar el máximo rendimiento a tu hogar o negocio. Las cortinas de cristal nos permitirán aumentar el espacio para poder disfrutar de una mayor visibilidad, mayor sensación de amplitud y mayor comodidad. Te permitirán aislarte del exterior pero a su vez podrás disfrutarlo al máximo.

 

Encontramos diferentes medidas y tamaños. Por lo general las instalaciones más comunes dentro de este tipo de acristalamiento son de hasta 3 metros de altura y hojas de 80 centímetros de ancho.

 

El vidrio en este tipo de instalaciones es generalmente templado, puede ser laminado y disponer de algunas características como control solar y otras composiciones que nos permitan sacar el máximo rendimiento a nuestro cerramiento.  Además en cuanto a los colores, el cristal puede ser desde transparente, pasando por un mateado o incluso decorado.

 

El perfil que utilizamos para la sujeción del vidrio busca tener el máximo parecido a la madera,  o al acero inoxidable dando una mayor calidad y estética.

 

Los cierres varían en función de las necesidades y demandas del cliente, podemos distinguir entre:

 

  • Cierre básico: Es un cierre muy práctico que consiste en la instalación de un cable de acero inoxidable cuya función es la unión de pestillos para que mediante un ligero giro pueda accionar el mecanismo.

 

  • Cierre con llave: La principal característica es que asegura la máxima protección puesto que el cerramiento es el mismo que cualquier puerta que disponga de este tipo de pomo. Existe la opción de abrir y cerrar tanto desde el interior como desde el exterior.

 

Además la instalación de cortinas de cristal te permitirá aprovechar al máximo las horas de luz, ahorrando luz y contribuyendo con el medioambiente. Estas cortinas pueden plegarse de tal forma que puedes encontrar distintas utilidades sin importar la estación del año, tanto en verano como en invierno podrás aprovechar al máximo la instalación.

cortina de cristal interior